- Project Management - https://projectmanagement.blogs.ie.edu -

DE LA CULTURA DE LA JUSTIFICACIÓN A LA CULTURA DE LA ACCIÓN

Nuestro profesor Manuel Rodriguez [1]hace esta interesante reflexión que publico aqui mismo: 

¿Cuál es la razón de que hoy en día la mayor parte de los proyectos no cumplan sus objetivos? ¿Dónde está el problema?

Si le preguntamos al Responsable del Departamento o al Jefe de  Proyecto o a las partes implicadas, probablemente dirán que los retrasos se deben a problemas de los que no son responsables. Unos dirán que son problemas técnicos, otros de mala planificación, otros de poner objetivos no realistas o simplemente el proveedor o el cliente que no cumplió o cambió las especificaciones a última hora. Nadie se reconoce responsable y todo el mundo toma posiciones defensivas en vez de ponerse de acuerdo para tomar acciones conjuntas que resuelvan la situación.

Se invierte una gran cantidad de esfuerzo y tiempo en hacer informes y reuniones, pero en pocas ocasiones se concluye con acciones específicas que ataquen de raíz al problema. ¿Por qué?

Creo que la respuesta  habría que buscarla en cómo se gestionan actualmente las empresas, en las reglas escritas o no escritas que hay en las Organizaciones. Hacen falta modelos de gestión que vean a una empresa o a un proyecto como una cadena formada por eslabones dónde la sincronización sea la base del éxito.

Hacen falta reglas y medidas que induzcan a las Organizaciones a la acción y a comportamientos de equipo. Reemplazar las preguntas que fomenten la respuesta-excusa por preguntas que fomenten la respuesta acción. Preguntas cómo “qué tal vas” deberían cambiarse por “qué has conseguido” o “en qué puedo ayudarte para conseguir esto” o “qué nos impide conseguir esto”.

En entornos de multiproyecto dónde se comparten recursos entre más de un proyecto y la incertidumbre dificulta la gestión es necesario innovar con metodologías que aporten durante la ejecución prioridades estables y señales de alarma tempranas que induzcan comportamientos correctos (no departamentales) en todas las áreas de la empresa.

Por ello, empecemos a cuestionarnos si nuestros modelos de gestión de proyectos actuales fomentan la acción o la justificación.

Manuel Rodríguez Méndez [1]

Socio Director CMG [2]

www.cmgconsultores.com