24
Ene

Te lo dedico a ti “la luna”

Escrito el 24 enero 2010 por José Luis Portela en General

Me gustaría dedicar este blog a tí, “la luna”, fuente continua e inagotable de mis inspiraciones, sueños y pensamientos, que hace que cada vez que la mire, mi corazón se paralice por todo lo que representa dentro de mí.

Es bella, hermosa y a la vez cambiante, mostrando cada día una cara y color distinto, llegando incluso días a desaparecer por completo, haciendo la noche mas fría, triste y oscura. Lo que más me intriga es su cara oculta, esa cara que no muestra y que creo nunca podré llegar a conocer. Dentro de mi siempre he querido pensar que es tan hermosa y brillante como la cara que muestra, solo tenemos que dejar la oportunidad de que algún día se muestre.

“Un proyecto consiste en la ejecución de una serie de actividades para conseguir un objetivo incluyendo las restricciones de tiempo, coste y recursos”.  Aquellos que me conocen saben que pienso que todo lo que un hombre se propone lo puede conseguir, y para mi sin lugar a dudas el mayor proyecto de todos jamás pensado y realizado por el hombre fue la misión espacial Apolo 11 que logró que el comandante Neil Armstrong (curiosamente a mi edad) fuese el primer ser humano que pisó la superficie de nuestro satélite el 21 de Julio de 1969 a las 2:56 (hora internacional UTC) al sur del Mar de la tranquilidad (Mare Tranquilitatis), después de conseguir aterrizar en el modulo lunar llamado “eagle”.

Desde el punto de vista de estudioso de la gestión de proyectos he pensado en las claves que llevaron a cabo el éxito de este proyecto, teniendo en cuenta que estamos hablando de alcanzar la luna en el año 1969 con la tecnología que existía por aquel entonces. Si pienso en los condicionantes tecnológicos de la época, la gran incertidumbre que había porque jamás se había hecho nada ni tan si quiera parecido, y conociendo profundamente toda la “teoría” sobre la gestión correcta de proyectos, siempre llego a la misma conclusión:

Lo único que hizo posible que aquello sucediera fue el deseo profundo y verdadero de un hombre de conseguir alcanzar su sueño, llegar un día a acariciar la luna, y luchar sin rendirse como decía Hypatia de Alejandría; “Lucharía contra las propias estrellas, contra todos los dioses si hacía falta. Nunca me rendiría, aunque me costase el fuego eterno, la ira de los señores del universo. Jamás”.

Jose Luis Portela

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar