13
Mar

reflexión

Escrito el 13 marzo 2010 por José Luis Portela en Gestión de recursos

Si puedo coger tu producto y hacerlo mas barato,

Si los recursos naturales pueden comprase a precios mas asequibles y en todo el mundo,

Si nos pueden prestar capital,

Y si la tecnología puede copiarse, ¿que te queda?

…..Gente Capaz

Comentarios

Juan Uwaldo Redondo 13 marzo 2010 - 16:47

Gente capaz, ha sido, es y será elemento clave que diferencia los resultados obtenidos por las compañías, pero con matices.

En primer lugar, la gente capaz, aquella con la experiencia y las capabilities precisas para lograr las metas de la empresa, está igualmente disponible para todos.

Y ahí surge el problema número 1 de las compañías: ¿Sabemos cuál es la gente capaz que necesitamos para unos objetivos y situación determinados?. La pregunta es retórica, la respuesta negativa. Muchas compañías contratan a aquellos, independientemente de su brillantez, que creen van a minimizar el riesgo de fracaso en su desempeño. Paradójicamente, muchas de las compañías que se atreven a romper el paradigma (Google, Virgin, apple…) obtienen resultados notables, muy por encima del mercado. Por tanto, ¿correlación causal o casual?.

Hace un par de años, el DG de una compañía de luxury goods, me comentaba que ‘el hecho de que un directivo lleve haciendo lo mismo, en el mismo sector, durante muchos años, ni siquiera garantiza que lo venga haciendo bien’… aunque el HH ‘reduce riesgos con su postulado’…

El segundo problema viene después. Ya tenemos el talento, pero tenemos el modelo de gestión adecuado para gestionarlo?, encaja en la cultura de la compañía una nueva forma de hacer las cosas?, hasta donde estamos dispuestos a llegar?. La conclusión está clara: Si no tienes piscina, no contrates un pez, por muy virtuoso que sea en el agua. Antes de que hayamos enviado la nota de prensa a los papeles salmón para mostrar al mercado cómo sabemos rodearnos de talento, habrá comenzado su asfixia.

juan jose lesmes 13 marzo 2010 - 20:41

y la suerte del pionero,… y ser el primero en hacerlo

Juan Luque 15 marzo 2010 - 14:46

No hay ventaja competitiva estable en el tiempo. Lo que hoy es diferencia, mañana es lo mínimo para estar en mercado. España competía en costes, después Portugal, después Marruecos, después Este de Europa, China, Vietnan… Las personas marcan diferencia pero pueden copiarse o contratarse. Comentaban arriba, hay que dar el entorno para estas personas y sobre todo a utilizar su potencial. Cada factor productivo puede mejorarse y sólo es cuestión de tiempo.
¿Qué nos asegura el mantenimiento de nuestra ventaja competitiva, en el tiempo? Pues que esa ventaja cambie y se adapte, al mercado, a los competidores, a los clientes, a la tecnología, a los sistemas productivos… La adaptación constante, que puede considerarse innovación (no necesariamente tecnolgía = innovación), es lo que permite que tengamos una ventaja competitiva que nos mantenga vivos. Una ventaja desparace pero tenemos otra. En función de las barreras de entrada durará más o menos, pero si no estamos sembrando para conseguir la siguiente, ¿qué pasará cuando se nos acabe nuestra vaca lechera? Tenemos que intentar 10 nuevas ideas (como mínimo), para conseguir una idea estrella, que sea nuestro refugio futuro. ¿Cómo conseguir esto? Con esa gente capaz, a la que damos campo para desarrollarse; es lo que más apreciarán.

Jordi Vaqué Lluis 15 marzo 2010 - 17:33

Oportunidad, saber hacer, ventaja competitiva ¿quién sabe?

Los productos en un mercado “global” como el que nos ha tocado vivir, no se diferencian por un precio competitivo, ni por su calidad, ni por la tecnología utilizada, ni por su originalidad, o ser el primero… lo importante no es solo ser el mejor o tener el mejor producto, sino que además tiene que “parecer ser el mejor”.
Entonces ¿cuál es el factor diferenciador que hace que algunos tengan éxito y otros no?

Una posible respuesta (si bien se trata de una pregunta muy compleja), podría ser la capacidad de crear “conexiones” entre las personas que conforman una empresa, y todos los “stakeholders” relacionados. Por ejemplo en la relación básica y más importante entre proveedor-cliente.
La “Gente Capaz” es la que establece estos canales de comunicación y llega a su objetivo.

Mariano Saúca Blattner 19 marzo 2010 - 11:51

Dos cuestiones.
1.- El término “gente capaz” puede llevar a confusiones. ¿Cómo lo definimos? ¿Cómo alguien brillante? ¿O como alguien que hace bien su trabajo? El primero a lo mejor es vago y da menos de lo que puede dar, aunque lo poco que da es muy bueno. Y el segundo no llega a dar mucho, pero a lo mejor tiene otras dotes (compromiso, esfuerzo, etc.). Por otra parte tampoco podemos pretender que un equipo esté compuesto en su totalidad por gente brillante. Es decir, creo que en los equipos necesitamos tener diversidad de perfiles, pero todos con una característica común, que para mí es que compartan un mismo objetivo.
2.- Y de aquí voy al segundo tema y es el cómo conseguir que todos remen en la misma dirección. Hoy en día, y más con las externalizaciones y estructuras en general más distribuidas y menos jerarquizadas, cada equipo está concienciado para cumplir su propia función, apretado por costes y plazos, sin tener generalmente en consideración el objetivo final. Y esto hace que, quizás en su conjunto consigamos cumplir objetivos de costes, pero seguro que obtenemos una calidad claramente mejorable. Creo que es fundamental el potenciar que, desde el primero hasta el último eslabón de la cadena, todos conozcan el objetivo final. Y esto a veces no es tan complicado, basta, creo, con un poco de comunicación, pero para esto no suele haber tiempo…

Juan González 19 marzo 2010 - 20:00

Según el diccionario de la RAE, Capaz: apto, con talento o cualidades para algo. No estoy totalmente de acuerdo con esta definición. En lo que nos atañe, apto puede ser cualquier persona que desempeñe su trabajo correctamente, pero no aporta ninguna condición diferencial que cree ventajas competitivas. Sin embargo, el talento y las cualidades son algo innato en cada uno de nosotros, cuya responsabilidad de desarrollo corresponde al individuo…¿unicamente? Una de las condiciones fundamentales para ser un buen manager es descubrir y potenciar el talento y capacidades de los subordinados. No es mejor manager aquel que llega a ostentar una posición de poder con capacidad de decisión, sino aquel que sabe rodearse del equipo adecuado, que con la motivación necesaria, desarrolle sus capacidades y aporte ideas que ayuden a la empresa a superarse constantemente. Si bien todas las cosas materiales son alcanzables o imitables, es cierto que aquello que marca la diferencia es la gente capaz. Comunicar bien y entusiásticamente, escuchar, hacer partícipes al equipo, motivar en definitiva, es lo que hace que despertar el talento y las cualidades de la genta capaz.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar